miércoles, 15 de noviembre de 2017

Cumbre "Mundial de Líderes", no "de Líderes Mundiales" contra el Cáncer

Se debió titular Cumbre Mundial de Líderes contra el Cáncer.
Imagen: La República
A la hora de redactar, muchas veces es importante recordar una máxima de las Matemáticas, pero para contradecirla: "El orden de los factores sí altera el producto". Al menos, esto puede ocurrir, por lo que se debe pensar en el lugar que se otorga a cada expresión.

Un ejemplo frecuente de errores cometidos por no cuidar la sintaxis (orden de los vocablos) se encuentra con motivo de la Cumbre Mundial de Líderes contra el Cáncer, que tiene lugar en México desde el lunes 13 al miércoles 15 de noviembre.

En algunos titulares de prensa es posible leer:
  • Cumbre de Líderes Mundiales contra el Cáncer.  Incorrecta
  • Cumbre Mundial de Líderes contra el Cáncer.     Correcta.
El detalle para resolver este problema es observar a qué remite el adjetivo mundial (con el significado de perteneciente o relativo a todo el mundo). ¿A los líderes o a la cumbre?

Claramente, la cumbre es mundial y los líderes no, ya que son mandatarios solo de sus respectivos países. Al escribir sin efectuar una revisión adecuada, podríamos cometer el error de tratar a un presidente de un pequeño país como si fuera un líder del mundo.

Lectura recomendada:
Valor de la sintaxis en redacción

Otro ejemplo de error de sintaxis
La oración como unidad para comunicar
Errores que solo se detectan en una segunda lectura

martes, 7 de noviembre de 2017

Es importante "avalar", no "abalar" las expresiones con el diccionario

Imagen: portal Uncómo
Entre tantos errores que los programas informáticos para procesar textos no detectan, hoy será tratado en este artículo avalar, con el significado de acreditar la calidad de una acción, avalarla, en lugar de abalar, expresión cuyo sentido es mover algo de un lugar al otro, que está registrada en el diccionario de la Real Academia Española como aballar, con dos l.

En definitiva, si a la hora de mencionar que alguien o alguna entidad respalda una acción empleamos abalar, estamos cometiendo un doble error: una falla en cuanto al significado y otra respecto a la forma de escritura de la palabra. De la misma manera, el participio de este verbo será avalado o avalada, con v.

Ejemplos:
presentado el siguiente: 
  • El Gobierno avala 30.000 millones en activos bancarios para mantener la solvencia
  • El Gobierno abala 30.000 millones en activos bancarios para mantener la solvencia
 El título del ejemplo fue extraído (y resumido) del portal de Televisión Española (RTVE). El sentido, en este caso, es el más frecuente en artículos referidos a instituciones estatales, por lo tanto, la forma adecuada de la palabra en cuestió es avalar. Como se mencionó al principio, la mayoría de los correctores de texto informáticos no hubieran detectado el fallo si se escribiera la segunda expresión, ya que, estrictamente, sería correcta, pero para expresar un sentido diferente: asegurar un aval (garantía).

Lectura recomendada:
Confusión entre parónimos y homófonos
Ejemplos de homófonos (Hispanoteca)
Homónimos: "abrazar"-"abrasar" (El castellano actual)

Avalar o abalar


viernes, 20 de octubre de 2017

Enfermedades no transmisibles (ENT, no ENTs)

Imagen institucional con la sigla escrita en forma correcta. Fuente: OMS.
Con motivo de la realización de la Conferencia de la Organización Mundial de la Salud sobre Enfermedades No Transmisibles en Montevideo, es frecuente leer la sigla que refiere a estos padecimientos (ENT) entre muchas otras.

Para facilitar la comprensión de los textos sobre este tema es recomendable:
  • Evitar las siglas siempre que sea posible.
  • Reservar este recurso para las instituciones a fin de no desglosar siempre sus nombres.
Al margen de estas prácticas no emparentadas estrictamente con la corrección, sino con la claridad de nuestro texo, es imprescindible evitar el error de tratar a las siglas como sustantivos en plural.

Ejemplos:
  • "Enfermedades no transmisibles (ENT)" es una formulación correcta.
  • *"Enfermedades no transmisibles (ENTs)" es una formulación incorrecta.
En definitiva, se puede utilizar la expresión ENT, aunque no es recomendable abusar de las siglas, especialmente en un contexto en el que aparecerán muchas instituciones para las cuales es más adecuado este recurso.

La escritura de cada letra se realiza con mayúscula y sin puntos, aunque el desarrollo del nombre, si está compuesto por sustantivos comunes se escribe con minúsculas. Así, enfermedades no transmisibles se escribe con minúscula inicial en cada palabra, excepto cuando esta expresión es parte del nombre de la conferencia.

Lectura recomendada:
Siglas y correcciónUn DT, muchos DT
¡Basta de siglas por favor!

miércoles, 4 de octubre de 2017

Error indetectable para procesadores de texto: "tú" o "tu"

Impresión digital de página deportiva
de diario uruguayo (ver expresión "tu a tu").
Con motivo de una nueva fecha por las Eliminatorias Sudamericanas para el Mundial de Fútbol Rusia 2018, en una entrevista al seleccionador uruguayo, Oscar Tabárez, es posible apreciar un error de acentuación que los programas informáticos no detectan: ¿ o tu?
La expresión citada fue la siguiente:
  • *Nos fijamos en lo que hizo Venezuela contra Colombia. Fue un partido de tu a tu.
El tilde de la palabra es un diacrítico, ya que sirve para diferenciar los significados de dos palabras que se podrían confundir:
  • , pronombre personal que refiere a la segunda persona.
  • Tu, pronombre posesivo.
Ejemplos:
  • Tú eres una gran persona. 
  • Tu perro es una gran mascota.
¿Cómo se diferencia el significado?
En el primer caso, la palabra hace referencia a alguien. El hablante se refiere a la segunda persona del singular. Se podría sustituir, en países voseantes, por la palabra vos, con los correspondientes cambios en la conjugación verbal.
Por ejemplo:
  • Vos sos una gran persona.
En el segundo caso, la palabra tu hace referencia a algo o alguien que pertenece a alguien más.
Se podría sustituir, con un leve cambio de formulación, por el mismo sustantivo con un artículo o un pronombre demostrativo antes y el pronombre posesivo tuyo después.

Ejemplos:
  • Ese perro tuyo no es una gran mascota.
  • El perro tuyo no es una gran mascota.
Si volvemos al ejemplo del principio, ¿cómo se resuelve la duda acerca de la acentuación?
Sustituyendo al pronombre, tal como vimos.
  • Fue un partido de vos a vos.  Mantiene el sentido que se pretendía expresar.
  • * Fue un partido de tuyo a tuyo. No se mantiene el sentido, se más, no se entiende un sentido.
En definitiva, es importante recordar que el tilde en es indispensable. Como también es correcta la expresión tu para otros contextos, los programas informáticos procesadores de texto no reconocen cuando se confunde la palabra con tilde y la que no lo debe llevar.

Lectura recomendada:
"Tú" con tilde y "tu" sin tilde

Uso de acento gráfico en exclamativas e interrogativas (Gabriella Literaria)
Cómo o como (Fundéu)
Recomendaciones acerca del uso del tildeConfusión entre de y
Diferencia entre y se
Te, te y tés

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Otro error que Word no detecta:¿"cómo" o "como"?

Imagen: Pinterest
Ante la presentación de un libro titulado Cómo viven los de abajo en América Latina, es posible percibir que la palabra como no siempre fue acentuada con el tilde correspondiente. Este error reiterado en algunos medios de comunicación dio lugar a pensar el motivo que lo ocasiona, a fin de generar una recomendación útil.

¿Cuándo lleva tilde la palabra como?
Esta palabra se acentúa cuando representa a un pronombre interrogativo o exclamativo. En el primer caso, puede aparecer en preguntas directas o indirectas:

Ejemplos: 
  • ¿Cómo te fue en el examen?
  •  Le pregunté cómo le fue en el examen.
También puede aparecer cómo acentuado en oraciones exclamativas. En estos casos la sustitución ya no requeriría entonación interrogativa, pero podría mantener las mismas palabras.

Ejemplos:
  • ¡Cómo jugó Suárez!
  • ¡De qué manera jugó Suárez!
 Al margen de la entonación, en ambos casos es necesario el tilde. La primera de estas expresiones es análoga a la del título del libro Cómo viven los de abajo en América Latina.

Siempre que cómo se utilice con esos sentidos se podría sustituir por "de qué manera", eso nos evitaría dudas. En cuanto al título del libro:
  • Cómo viven los de abajo en América Latina.
  • De qué manera viven los de abajo en América Latina.


Por lo tanto, la palabra cómo se debe escribir con tilde en la primera o.


¿Cuándo como no lleva tilde?

Hay muchos otros casos en los que como, sin tilde, es una palabra utilizada con fines diferentes a los mencionados Sin profundizar en las categorías gramaticales, se podría decir que la prueba de sustituir por "de qué manera" es infalible para saber si colocar el tilde.  Si esta sustitución no es posible, como se debe escribir sin tilde.

Veamos un ejemplo de los tantos usos posibles de como:
  • Caminé como un caballo.
  • Caminé de qué manera una semana*.
En estos casos será posible otra sustitución, por el adverbio así o por la expresión de esa forma.
  • Caminé así. Caminé de esa forma.
En definitiva, es imprescindible evitar las dudas con respecto al tilde y la sustitución es un recurso muy recomendable para ello. Existen varias otras posibles expresiones con como, pero en ningún otro caso se generan confusiones en cuanto a la acentuación.

Ejemplos:
  • Escuché como le hablaba a su hijo.
  • Escuché que le hablaba a su hijo.
Es posible la sustitución que por como, porque este como es un relativo, no interrogativo ni exclamativo.

Aquí, se escribe sin tilde en el caso de que solo se refiera a la conversación, pero con tilde si se refiriere al tono y a las palabras utilizadas.

En el segundo caso, la expresión indicada volvería a permitir la sustitución por de qué manera. Sería:
  • Escuché cómo le hablaba a su hijo.
  • Escuché de qué manera le hablaba a su hijo.

Es posible la sustitución, porque, como vimos, cómo es un interrogativo.

¿Por qué Word y los demás programas de texto no detectan la falla?
La respuesta es sencilla: los procesadores de texto funcionan con información ingresada en cuanto a las palabras y las combinaciones posibles, pero no logran interpretar exactamente el contenido semántico de las expresiones, el sentido. Esto es algo que, afortunadamente, solo hacemos los humanos.

Entonces, la computadora aún no nos puede ser útil para saber si escribir cómo o como, ya que ambas combinaciones son posibles.

Lectura recomendada:

Uso de acento gráfico en exclamativas e interrogativas (Gabriella Literaria)

Cómo o como (Fundéu)
Recomendaciones acerca del uso del tildeConfusión entre de y
Diferencia entre y se
Te, te y tés

martes, 12 de septiembre de 2017

Error por homófonos: cesión es diferente a sesión

Imagen: El 19 digital
Por la importancia que representa para los países organizados en un régimen democrático, la palabra sesión siempre implica cierta relevancia, ya que las decisiones más importantes son producto de intercambios en ámbitos con representación política.

En el Poder Ejecutivo, el presidente de una república se reúne con las demás autoridades en instancias como los Consejos de Ministros; los parlamentarios, a su vez, resuelven mediante la Asamble General y las respectivas comisiones, en definitiva, todos los órganos que implican reuniones sesionan, es decir, efectúan sus sesiones. 
Hasta aquí, no hay dificultades con el término en cuestión, sin embargo la presente entrada es necesaria, ya que hay un vocablo que se pronuncia igual, es homófono: sesión

En entradas anteriores, había sido explicitado que cuando dos palabras en la oralidad se pueden expresar con los mismos sonidos, es probable la confusión. A continuación, unos enunciados inventados para ejemplificar, demuestran el problema posible:
  • El Consejo de Ministros efectuó la sesión, esta vez, con representantes de empresas privadas.
  • El Consejo de Ministros efectuó la cesión, esta vez, con representantes de empresas privadas.
¿La idea comunicada es que el Consejo de Ministros sesionó con presencia de empresarios o que cedió algo con presencia de empresarios? Claro que con el contexto que encontraríamos en una noticia, por ejemplo, no habría dudas, sin embargo, el redactor podría equivocarse por la similitud de los sustantivos en cuestión.

En definitiva, los significados difundidos en el Diccionario de la lengua española indican que la palabra sesión refiere a varias situaciones entre las que se incluye, en su segunda asepción, "cada una de las juntas de un concilio, congreso u otra corporación".

En cuanto a cesión, se trata de un sustantivo derivado del verbo ceder,

Lectura recomendada:
Otros ejemplos de homófonos: coser y cocer
"Medio y medio": confusión entre adverbio y adjetivo

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Oportunidades de anotar: opción de gol

Cotidiano it Libero
En un curso de locución de hace muchos años se enseñaba que un error común entre periodistas deportivos era utilizar la palabra opción respecto a incidencias en las que se pretendía expresar oportunidad. Según esa idea, los siguientes ejemplos no serían equivalentes en cuanto al sentido:
  • Suárez aprovechó una opción de gol.
  • Suárez aprovechó una oportunidad de gol.
El argumento se basaba en que nadie optaría por fallar el disparo, lo que parece lógico. Sin embargo, el significado que el Diccionario de la Real Academia Española registra respecto al término opción incluye la idea de "posibilidad de conseguir algo".

Tras esta lectura, entonces, se puede concluir en que las expresiones citadas en el ejemplo son igual de correctas. Por tanto, no agregue un insulto al periodista por su mala expresión en los casos en que los futbolistas de su equipo fallen en la definición.

Especialmente en los últimos días, con motivo de Eliminatorias para la Copa Mundial de Fútbol, este tipo de observaciones puede resultar de utilidad. En todo caso, felicidades a los lectores cuyos representativos nacionales ya estén clasificados.

Lectura recomendada:
Un DT, varios DT
Sub-20, mayúscula en nombres de torneos
¿Juan Martín Mugica o Mujica?
Oración subordinada mal empleada en título

martes, 29 de agosto de 2017

Confusión entre "prejuicio" y "perjuicio"

La mala pronunciación de un término es uno de los principales motivos de errores de expresión, por lo que siempre es bueno asegurarse de que nuestras palabras expresen lo que intentamos comunicar.

Un ejemplo reciente al leer la difusión sobre una designación oficial resulta gráfico. A continuación, se presenta sin difundir el nombre del implicado:

  • "Se designa al coronel como asesor sin prejuicio de su actual función".*
  • "Se designa al coronel como asesor sin prejuicio de su actual función".
Claramente, la primera oración (corregida en una versión borrador) es errónea. Los significados que el diccionario de la Real Academia Española presenta son útiles al respecto:
  • Prejuicio significa acción y efecto de prejuzgar, en otras palabras, emitir juicio sin fundamento.
  • Perjuicio significa efecto de perjudicar.
En el ejemplo, el hecho de designar a alguien para su desempeño en una nueva función podría causar una imposibilidad de que continuara con una tarea que ya realizaba, de ahí que sea importante la alcaración. No hay perjuicio, no hay daño para esa simultaneidad.

Por otra parte, tendría un sentido muy diferente que se designara a alguien sin prejuzgar lo que ya ha hecho en otra dependencia. Así, se vuelve claro: perjuicio no es igual a prejuicio.

Un tipo de error que históricamente generó palabras
Desde épocas inmemoriales, las palabras que suenan muy parecidas son confundidas por los hablantes. Tan importante es la cantidad de malos entendidos causados por malas pronunciaciones, que este proceso llega a originar significados o, inclusive, palabras.

Con las disculpas solicitadas de los especialistas de historia de la lengua española, se presenta el siguiente ejemplo de un vocablo originado por  un error reiteradísimo: milagro proviene de miraglo. El procedimiento que afectó a ese término fue denominado metátesis. Consistía en cambiar el lugar de algún sonido, en este caso el de la l por la g. Después de miles de reiteraciones, el significado fue incorporado por los diccionarios. Hoy nadie duda de que la forma correcta es milagro.


Lectura recomendada:

Similitud de sonidos: cónyuge, auge
Desinfestar,
diferente a desinfestar
Desgrabar,
diferente a desgravar

miércoles, 23 de agosto de 2017

Concordancia de género: taller "automotor", industria "automotriz"

Tras la lectura de un artículo reciente, un colega me hizo notar un detalle que yo no había percibido. Parte del texto expresaba algo así como "el sector automotriz se ha desarrollado notoriamente".

Este ejemplo evidencia el valor de observar la concordancia de género entre sustantivos y adjetivos: automotor designa una referencia a lo masculino y automotriz a lo femenino, entonces es errónea la expresión sector automotriz.

Veamos posibles combinaciones que expresan ideas referidas a la producción, venta y utilización de vehículos automotores. En todos los casos será posible notar cuándo es correcta la concordancia de género entre sustantivos y adjetivos:
  • Industria automotriz o automotora                   Sector automotor
  • Producción automotriz o automotora               Rubro automotor
  • Fábrica automotriz o automotora                     Taller automotor
Siempre es importante corroborar que un sustantivo femenino (en los ejemplos: industria, producción, fábrica) sea complementado por un adjetivo en femenino (automotriz o automotora, este último menos usado en ese sentido), al tiempo que los sustantivos masculinos (en la lista anterior: sector, rubro, taller) sean complementados por un adjetivo masculino (automotor).

En Uruguay, está muy extendido el uso de automotora como sustantivo en alusión a empresas de ventas de autos, algo que aún no registra el diccionario de la Real Academia Española, pero que es totalmente válido por el consenso entre los hablantes. No es raro entonces, que los locales comerciales del rubro sean adornados con cartelería que dice: Automotora, sin que esa palabra designe a ningún otro sustantivo.

Lecturas recomendadas:
Ejemplos de concordancia de género entre sustantivos y adjetivos

Si arbitra una árbitra, llamarla árbitro suena arbitrario

Persona requiere adjetivos femeninos: en oraciones extensas se dificulta la comprensiónEl azúcar ¿moreno o morena? (Blog Factoría de Expresión)
Concordancia en número (En este blog)

miércoles, 16 de agosto de 2017

Una coma puede cambiar el sentido



Imagen: Taringa (leer texto recomendado)
La lectura de un texto periodístico reciente es un ejemplo de la importancia que puede implicar una coma para el significado que se pretenda comunicar.

Veamos qué se interpreta en cada caso:

  • Si un trabajador está con licencia por un año, no genera días libres.
  • Si un trabajador está con licencia, por un año no genera días libres

En el primer enunciado, se expresa que si el trabajador toma licencia por algún motivo durante un año no genera días libres para el siguiente.

En el segundo enunciado, se expresa que si un trabajador usa su licencia ordinaria no genera días libres para el próximo año, algo que parece muy poco probable.

El detalle, no menor, es que según dónde se ubique la coma, cambia el significado, y esto puede ocasionar grandes desencuentros entre la idea que se quiere expresar y la que se expresa efectivamente.

En este caso, cuando tenemos una oración condicional con si, la coma se debe ubicar inmediatamente cuando termina la idea que comunica la condición. "Si ocurre tal hecho, ocurrirá tal otro", se podría sintetizar para entender dónde se ubica la coma en estos casos.

Entonces, en el caso citado es importante que la coma se sitúe después de la palabra año, a fin de expresar la idea original: los trabajadores no generarán licencia para el año siguiente si no trabajan durante este.
Confusiones frecuentes sobre el uso de la coma

Como se ha detallado en entradas anteriores, la coma es un signo que muchas veces no es considerado por los redactores. El primer error es creer que solamente cumple la función de señalar las pausas que se realizan para respirar a la hora de expresarse en forma oral.

Así, no siempre que tomamos aire al leer se debe escribir una coma y no todas las comas que escribimos necesariamente impliquen que debamos realizar pausas muy marcadas.

Ejemplos:
  • El funcionario dijo que el trabajo quedará listo hoy.
  • Las herramientas utilizadas fueron taladro, martillo, sierra y clavos.
En el primer enunciado, después de dijo no se debe escribir coma, pero al leer es común que se efectúe una pausa.

En el segundo enunciado, las comas no se ubican para señalar pausas, sino para indicar la sucesión de elementos en una enumeración. De hecho, si alguien expresa esa idea rápidamente no tomará aire pronunciadamente tras nombrar a cada elemento.

 Lecturas recomendadas:
Vínculos recomendados acerca del uso de la coma:
Blog La Luz de Leoen

Vínculos acerca de oraciones simples y compuestas (o complejas):
Educa Red- Fundación Telefónica
Ejemplo
Shvoong


jueves, 10 de agosto de 2017

Si arbitra una árbitra, llamarla "árbitro" suena arbitrario

Imagen: Diario Marca. La expresión árbitra sería preferible.
Muchas veces se ha tratado en este blog acerca de las polémicas que genera la inclusión de género a la hora de redactar. Siempre defendiendo la forma correcta de designar las realidades, es interesante apreciar qué ocurre cuando una mujer desempeña un cargo que habitualmente correspondía a los hombres. Hoy, la árbitra uruguaya de balompié profesional Claudia Umpiérrez es la protagonista. Sí, la árbitra. ¿Por qué deberíamos decir la árbitro? No hay motivo para ello.

Anteriormente (ver entradas al pie del artículo) se ha explicado que a la hora de escribir correctamente no es cuestión de habilitar todas las reivindicaciones sociales, sino también de asegurar la claridad y la escritura de acuerdo a las normas.

Así, se han detallado fundamentos en contra de duplicar sustantivos, artículos y adjetivos cuando se puede expresar la misma idea con un masculino genérico. Entonces, por ejemplo, es mejor la expresión los niños uruguayos (para incluir a niños y niñas) que los niños y las niñas uruguayos y uruguayas. La segunda opción sería demasiado larga e imposible de sostener en un texto extenso.

No obstante, cuando hay una expresión más precisa y realmente importa enfatizar que la protagonista es una mujer, es mejor emplear el sustantivo con la marca de género correspondiente. En este caso: La árbitra Claudia Umpiérrez. Nada sustenta utilizar árbitro para designarla a ella, en especial cuando la noticia acerca de su éxito radica, justamente, en su condición de mujer: la primera en desempeñarse para la Asociación Uruguaya de Fútbol.

Ejemplos análogos se pueden encontrar en abundancia: doctora, abogada, jueza, mecánica y presidenta son expresiones que permiten destacar que quienes ocupan las funciones correspondientes son mujeres. En los primeros tiempos respecto a su llegada a los respectivos cargos, también era común la alternancia entre masculino y femenino para referirse a sus ejercicios.

Si bien no es incorrecto el uso de los genéricos masculinos, hay motivos para evitarlos en favor de destacar el éxito de las mujeres en la conquista de espacios a los que antes no accedían. Mientras eso no afecte la claridad ni el cumplimiento de las normas gramaticales, ¡fenomenal!

En definitiva, el contenido social de los textos puede ser contemplado siempre y cuando se cuide la corrección. Nada de arrobas, los/las antes de los sustantivos o expresiones que alteren la posibilidad expresiva ni la corrección, pero sí es saludable emplear morfema flexivo de género como la a al final de la palabra árbitra, en casos como este. Además, el propio diccionario de la Real Academia Española incluye el término con la posibilidad de expresarlo en femenino.

Lectura recomendada:
Querida "Celeste", no querida "celeste"
Equidad de género a la hora de escribir

Ejemplos de concordancia de género entre sustantivos y adjetivos ¿A qué denominamos género gramatical?


Vínculos acerca de lenguaje nosexista:



lunes, 7 de agosto de 2017

América Central, no América central

Portal Saberespractico
Ante una reciente consulta respecto a la forma de referir áreas geopolíticas, es interesante observar algunos casos que pueden generar dudas respecto a las mayúsculas cuando los adjetivos forman parte del nombre, por ejemplo: ¿América central o América Central?

En el caso anterior, la respuesta correcta es América Central. En la oportunidad, la palabra Central no funciona simplemente como un adjetivo, sino como parte del nombre. Recordar que las palabras que forman parte del nombre comienzan con mayúscula es la solución para evitar dudas.

Así, en otras expresiones central se debería escribir con minúscula. No son raras, por eso, agrupaciones de palabras (sintagmas) como horario central, dependencia central, área central, todas con la palabra referida con minúscula inicial.

En el caso de los nombres de las áreas geopolíticas, como en todos los nombres que incluyen algún adjetivo,  estos son escritos con mayúscula incial. Así lo establece la Real Academia Española con otros ejemplos como: América Latina, Cono Sur, Hispanoamérica, etc.

Por analogía, se puede decir que en el caso de Asia Oriental, el adjetivo oriental también forma parte del nombre, por lo que se escribe con mayúscula inicial.

Lecturas recomendadas:
Uso de mayúsculas

Mayúscula para citas
Los nombres de programas sociales comienzan con mayúscula
La mayúscula inicial no es señal de prestigio
Mayúsculas: "siglo XXI", no "Siglo XXI"
Querida "Celeste", no querida "celeste"
Día de Reyes Magos 

martes, 18 de julio de 2017

Intermedio: ¿Torneo con mayúscula o campeonato?

La Conmebol, omitió la mayúscula correspondiente
a Torneo en el saludo a los campeones de Nacional
En los últimos días, el público uruguayo comenzó a interiorizarse respecto al campeonato de fútbol profesional denominado Torneo Intermedio. Ese interés coincidió con las etapas definitivas de la competencia y dio lugar a innumerables discusiones, entre las que se pueden destacar las siguientes dudas, por su contenido lingüístico: 
  • ¿Es diferente torneo de campeonato
  • ¿El prestigio de la competencia está definido por su nombre?
La respuesta, en lo que se refiere estrictamente a la corrección de utilizar campeonato y torneo como sinónimos, justamente, es que estos términos designan a una misma competición. Por tanto, sí se pueden emplear en forma indistinta, aunque es importante observar que una de ellas forma parte del nombre elegido en este caso por los organizadores.

Es cierto que se podría discutir acerca del prestigio de cada certamen, pero no es correcto dudar que torneo y competencia son términos equivalentes. Así, bien se puede sostener que el Torneo Intermedio es un campeonato. Aunque sea menos preciado que otros, como el Clausura, el Apertura, el Uruguayo y, ni hablar, la Copa Libertadores de América, sigue siendo un campeonato.

La Real Academia Española define a ambos vocablos con alusiones a la competición deportiva para obtener un premio o trofeo. El único matiz que se podría identificar es que menciona a la eliminación entre equipos como una característica correspondiente a los torneos, algo extraño si se piensa que en las ediciones del Campeonato Mundial de Fútbol el sistema de disputa implica la eliminación de selecccionados sin que esto haya determinado que se lo llamara, de manera oficial, torneo.

De regreso a las redacciones sobre el último trofeo disputado entre equipos uruguayos, es importante recordar que se lo puede llamar Torneo Intermedio (con mayúscula en la t por ser parte del nombre) o campeonato Intermedio (con c minúscula para diferenciar que esa palabra no forma parte del nombre de la justa).

Los lectores veteranos recordarán que hace muchos años se disputaba el Torneo Competencia, cuyo nombre también incluía al sustantivo con mayúscula. Tal vez de aquellos tiempos, el presente Intermedio haya heredado esa mayúscula inicial, además de una similar consideración por  parte de los parciales, que solo valoran las contiendas en que no se disputa el Campeonato Uruguayo cuando su club es el que las conquista. Dicho sea de paso: ¡Salud al Club Nacional de Football por su consagración!, triunfador de este Torneo Intermedio.

Lecturas recomendadas:

Artículos vinculados con fútbol

Sub-20
¿Juan Martín Mugica o Mujica?
Oración subordinada mal empleada en título



Uso de mayúsculas
Mayúscula para citas
Los nombres de programas sociales comienzan con mayúscula
La mayúscula inicial no es señal de prestigio
Mayúsculas: "siglo XXI", no "Siglo XXI"
Querida "Celeste", no querida "celeste"
Día de Reyes Magos 

miércoles, 5 de julio de 2017

Locución adverbial: “hasta que no” a veces es igual que "hasta que"




A partir de la lectura de una noticia recientemente publicada, ocurrió lo que suele suceder cuando alguien se propone reflexionar sobre las expresiones: surgió una duda acerca de un enunciado que parecía sencillo. Veamos el ejemplo original y su formulación alternativa:
  • “Con lo que ganaba abría nuevas clínicas y con el resto, pagaba gastos. Hasta que no pudo pagar”.
¿Cuál es la expresión correcta? La respuesta es: ambas. En cuanto al sentido, las dos comunican lo mismo y son igual de adecuadas.

La expresión hasta que no es una locución adverbial

Evidentemente, en algunos casos el no puede resultar innecesario. Esto es posible porque la partícula de negación puede formar parte de conjunto de palabras que no se pueden separar y cobran un sentido diferente al que cada una, en otro contexto, significaría. En definitiva, la palabra no, en casos como el de este ejemplo, es parte de una locución adverbial.

Según el diccionario de la Real Academia Española, una locución adverbial es la “combinación estable de dos o más palabras que funciona como elemento oracional... como [adverbio] y cuyo sentido unitario no se justifica siempre como suma del significado normal de los componentes”.

Justamente eso es lo que ocurre en este caso. Se puede comprobar la correspondencia de hasta que no con las referidas locuciones:
  1. Ninguna de las palabras que integran la locución separadas significan lo mismo que todas juntas en ese sintagma.
  2. No se puede suprimir a ninguna o cambiarles el orden
  3. Pueden funcionar de la misma manera que un adverbio. Por ejemplo, en este caso: mientras.
Para sustentar esta última observación, se presentarán dos formas de expresar la misma idea:
  • Con lo que ganaba abría nuevas clínicas y con el resto, pagaba gastos. Hasta que no pudo pagar.
  • Con lo que ganaba abría nuevas clínicas y con el resto, pagaba gastos. Mientras pudo pagar.
En definitiva, quedó demostrado que en algunos casos, como en este, es posible suprimir la partícula no sin cambiar el significado que se procuraba comunicar.

Otros casos en que sí se puede suprimir no

En la búsqueda de artículos académicos sobre expresiones con hasta que o hasta que no, es posible referir al Diccionario panhispánico de dudas, que sostiene que en la locución hasta que no, la negación (palabra no) es innecesaria en cuanto a su significado cuando se introduce una oración subordinada y en la oración principal hay una negación. En esos casos, la palabra para negar es redundante. El diccionario referido lo menciona como un no expletivo, quiere decir que se podría suprimir sin cambiar el sentido.

No es esto lo que ocurrió en nuestro ejemplo. Primero, porque la puntuación no implica subordinada, sino dos enunciados yuxtapuestos. Sería diferente si en vez de punto, ambos estuvieran separados por comas.

Segundo: En la que se podría considerar oración principal: “Con lo que ganaba abría nuevas clínicas y con el resto pagaba gastos…” no hay negación. Sin embargo aparece la expresión hasta que no en lugar de hasta que en la segunda oración.

Definitivamente, se puede coincidir en que ese no es innecesario, pero no incorrecto. El propio Diccionario panhispánico dice, al margen del matiz señalado, que debido a lo arraigado de este uso, se lo puede considerar admisible.

Otra idea, citada del Diccionario de dudas y dificultades de la lengua española de Manuel Seco, sigue un razonamiento similar:

“La preposición hasta, precediendo a la conjunción que, introduce proposiciones temporales: Leeré hasta que me canse; Todos se quedaron hasta que se acabó el vino. Cuando el verbo principal va acompañado de una negación, es frecuente que se presente un no expletivo en la proposición: Ninguno se marchó hasta que NO se acabó el vino. Aunque es un uso normal en España, sería deseable omitir ese no (que carece de todo sentido negativo) a fin de evitar la posible interpretación equivocada del mensaje (v. Cuervo, “Apuntaciones”, § 448). También la ausencia del no es normal: Ninguno se marchó hasta que se acabó el vino”. Foro sobre la temática que publicó esta cita.

La anterior opinión refiere a casos de no expletivo, o sea, innecesario, en casos en los que en la oración principal se expresa negación.

Aún es posible mantener la afirmación de que el no podría suprimirse en ese caso y de que no se lo considera incorrecto, debido a lo frecuente de su uso.

En la búsqueda para redactar este artículo no fueron encontradas con tanta facilidad observaciones respecto a casos en los que no haya negación en la oración principal, tal como ocurre en nuestro ejemplo de hoy.

En síntesis, aún ante la falta de artículos al respecto, si se busca y se lee con atención la definición de locución adverbial, se percibe que es totalmente aplicable al enunciado que generó esta entrada, donde se empleó la locución hasta que no.

Lectura recomendada:
Negaciones supefluas
Locución adverbial